Discoteca Santuario

Discoteca Santuario. 2011
Sevilla


La Discoteca Santuario ocupa uno de los pocos locales del centro histórico de Sevilla que poseen licencia de discoteca. Un local que, por su posición y ambiente, ha sido frecuentado tradicionalmente por un público cosmopolita, en el que abundaban los extranjeros. A la hora de plantear la reforma del local se tuvo en cuenta esta cualidad, y se buscó una paleta de materiales que no pudiera enraizarse de manera directa en la ciudad de Sevilla. Además, la propiedad deseaba ampliar el horario de funcionamiento de la sala y abrir también por las tardes, con un formato más reducido.

 

A todo esto hay que añadir las propias características geométricas del local: un espacio de formas irregulares, más estrecho en su parte exterior, y con mucha profundidad, lo que obligaba a dejar previsto un pasillo de evacuación. Para dar cabida a todos estos condicionantes, se dividió la sala en dos partes. En la primera, con vistas a la calle y una altura de techo contenida, se sitúa una barra de coctelería. Conectada con este espacio a través de una pantalla que se recoge a partir de cierta hora de la noche, la segunda parte de la sala alcanza toda la altura del local (cinco metros), y crea una pista de baile central, alrededor de la que se organizan varios reservados, una segunda barra y una zona VIP en una entreplanta; un espacio inspirado en los patios sevillanos tradicionales, a los que dan todas las habitaciones de la casa.