Restaurante Los Cuevas

Restaurante Los Cuevas
c/ Virgen de las Huertas. Sevilla.


El Restaurante Los Cuevas, situado en el Barrio de Los Remedios, es un local con más de treinta años de historia, y que en la actualidad está gestionado por los dos hijos de su fundador, Don Antonio León. Especializado en cocina tradicional con algunos toques ligeros de modernidad, es muy apreciado entre los gourmets de la ciudad por dos motivos: una materia prima privilegiada, en la que destacan las verduras provenientes de las famosas huertas del Viso del Alcor, y un sabio manejo del recetario clásico, en la que no faltan técnicas depuradas a la hora de tratar los alimentos.

 

El proyecto consistía en el rediseño de la marca y la realización de un restaurante de tamaño medio, situado junto al local que los propietarios poseen en la calle Virgen de las Huertas desde hace más de veinte años. Un local que comparte con el anterior la cocina y la carta, pero que al mismo tiempo debía reflejar el particular acercamiento a la actualidad que esta nueva generación propone. Para rendir homenaje a esta cocina sincera y de cuchara honda, con fuertes vínculos con la tradición y la tierra, se decidió plantear una seria reinterpretación de todos los materiales clásicos de construcción del sur de España: azulejos, celosías, barro y madera merecían una nueva oportunidad, que sirviera de hilo conductor al diseño.

 

A pesar de las limitaciones del local, se realizó una fachada capaz de transmitir los valores de diseño y modernidad que el cliente deseaba, insertando dentro de una retícula metálica, de carácter industrial, una combinación de paños de vidrio, cerámicas artesanales, celosías de barro y un cartel cerámico pintado a mano. En cuanto al interior, se decidió trabajar alrededor de un concepto telúrico, inspirado en la tierra y en los productos que brotan de ella. Las limitaciones en altura del local sirvieron para crear una sensación de madriguera bajo la tierra, de donde van surgiendo las diferentes verduras que componen el menú de los Cuevas, en forma de celosías, paneles acústicos. La iluminación, realizada con proyectores y líneas de LED cálidas, generan una atmósfera muy escénica. El mobiliario, las vitrinas y las luminarias decorativas, en forma de cacerola y con entramados de motivos geométricos, proporcionan un aire entre clásico y contemporáneo. Una barra de la firma TPB Barcelona, con los fuegos de inducción integrados en la tapa porcelánica, para acciones de show cooking y la realización de talleres gastronómicos, completan este altar a los productos de la vega sevillana y a las tradiciones culinarias más populares.