Groucho

Groucho. 2008
Sevilla


Los propietarios de Groucho querían trasladar a Sevilla el concepto del club inglés privado. Un espacio selecto y con encanto, pero que pudiera modificar su carácter para funcionar tanto de día como de noche. Con ese fin se realizaron toda una serie de operaciones sencillas –ventanas dobles con sistemas de oscurecimiento, mobiliario que se escondía en los laterales de la sala, para habilitar una pista de baile, la creación de un segundo recinto, dotado con reservados- encaminadas a ir cambiando la fisonomía del local a medida que las horas fueran transcurriendo y el volumen de público aumentara. El diseño se remató con una geometría fluida en el diseño de la planta, una paleta de materiales que incluía maderas en tonos oscuros y cromados metálicos y toda una serie de referencias a la cultura masculina anglosajona, que afectaba tanto a los motivos gráficos en cartas y letreros como a la elección de los elementos de iluminación: la lámpara Jeeves bowler hat pendant del diseñador Jake Phipps.