Birdie Bar

Birdie Bar. 2013
Sevilla


El Birdie Bar está situado en los bajos de un edificio comercial, en una de las zonas de Sevilla en la que se concentran más despachos y oficinas. Se trata, por tanto, de un bar pensado para funcionar en horario diurno, y que tiene que acoger distintos usos a lo largo de la jornada: desayunos a primera hora, aperitivos y tapas ligeras a la hora de la comida y copas durante la tarde. Todo esto en un local alargado y estrecho, con un frente a una terraza semiprivada, elevada respecto a la calle.

 

Para responder a este programa se tomaron varias decisiones: por un lado, realizar una fachada que se pudiera abrir por completo, de modo que la terraza pueda funcionar como extensión virtual del bar, algo que se potencia con la colocación de un pavimento de piedra, similar al que hay en dicha terraza, en el interior del local. Por otro lado, situar la barra a lo largo de la zona más estrecha del local, dejando un espacio en el que se pueden situar algunas mesas que permiten mantener pequeñas reuniones con cierta intimidad. Por último, se revisten las paredes y frentes de barra con listones de madera de pino cepillada; un material económico, pero que dota al interior de una atmósfera cálida, y que además se adapta perfectamente a las distintas franjas horarias. Algunos detalles de diseño exclusivo, como las lámparas suspendidas, completan el proyecto.